No deberías escribir: La escena cobarde: lo que no pasó

No deberías escribir: La escena cobarde: lo que no pasó, La solución elegante
Patata asesinada. Alexas_Fotos. Pixabay.

X mata a Z. Saltamos. No los esperábamos. Pensamos que la historia se complicará y mucho, pero la siguiente escena es un jarro de agua fría. Nos muestra que X no ha matado a Z. El crimen era el pensamiento de X.

Esta clase de escenas parece estar de moda en el cine dramático. Escenas cobardes. Acogen decisiones radicales de los personajes que no cuajan. Matar o provocar un incendio o lo que sea que no esperábamos del personaje. Parece que el guionista o el director o el productor o todos quieren buscan exaltar o sorprender al público dentro de historias trilladas.
¿Por qué son cobardes?
Si las escenas no mostraran pensamientos sino realidades (dentro de la ficción) se abrirían abismos a los pies de los personajes. Se rompería en muchos casos las películas por la mitad. ¡Joder lo que ha hecho!
Sin embargo es más cómodo seguir con un plan trazado que explorar. Es un engaño al público.
En la comedia pueden funcionar las escenas que son fruto de la imaginación del personaje siempre y cuando el chiste no sea dramático. Las series de animación como Los Simpsons o Padre de familia utilizan el recurso con éxito.

Engañar con causa: el flashforward a evitar

Una forma lícita de engañar al público está en las películas y series con personajes que ven el futuro como en La zona muerta (Dead Zone), Premonición (Solace) o Minority Report.

No deberías escribir: La escena cobarde: lo que no pasó, La solución elegante
La zona muerta.

En estas historias, en ocasiones, las escenas de muertes o catástrofes pueden sorprendernos. Un instante después sabemos que es un futuro posible que el protagonista debe evitar. El engaño forma parte del género.
La diferencia entre un personaje que ve el futuro y una escena cobarde es que la primera es un futuro a evitar (una meta) mientras que la escena cobarde es un añadido que solo tiene intención de llamar la atención (no tiene consecuencias ni impulsa el avance de la trama).
De esto extraemos que podemos engañar al espectador si advertimos de que existe la posibilidad de ver el futuro. De otra manera, estamos estafando.

HAZME FELIZ, COMPARTE:

Ayuda a mantener el blog. ES FÁCIL. Compra alguno de mis libros o cualquier producto en Amazon a través de este enlace o de otros incluidos en el blog para que reciba una pequeña comisión.

Suscríbete al boletín

No recibirás basura. Solo enlaces sobre guion y temas afines. Compruébalo leyendo las entregas anteriores.

¡Suscripción recibida!

Por favor, revisa tu correo electrónico para confirmar la suscripción a tu boletín.