Portada » Todos los artículos de guion publicados » Cómo escribir » Dos grados de irrealidad en el cine de parodia

Dos grados de irrealidad en el cine de parodia

Una película de parodia (spoof movie) de éxito tiene dos ingredientes: un universo dramático realista y dos grados de irrealidad.

Buscamos historias, aunque no las busquemos

Lo propio del subgénero de la spoof movie es desbarrar. Son películas de parodia. Pero incluso desbarrar tiene unas reglas. Hacerlo porque sí puede ir contra la película.

El público acepta una historia absurda pero que guarde una cierta coherencia narrativa o un universo único. Sin embargo, en las modernas películas de parodia tan solo se desbarra porque sí.

Hoy, en muchas parodias falta una historia dramática como hilo conductor. Sus guiones reúnen a personajes de distintos universos —Harry Potter, Juno, Thor, etc. — y acumulan parodias de películas distintas. El problema: el público necesita haber visto las películas parodiadas.

Aterriza como puedas tiene un universo dramático realista y dos grados de irrealidad.

El universo de la película de parodia

Aterriza es la parodia del drama Zero Hour escena por escena. Aunque esto no importa. El público reconoce en Aterriza personajes y situaciones reales o posibles: el piloto traumatizado, el médico, las monjas, pasajeros intoxicados con comida…

Las situaciones reales consiguen que Aterriza... tenga validez por sí misma. No es necesario haber visto Zero Hour. Sin embargo, las películas de parodias actuales reclaman al público que hayan visto los éxitos de taquilla de los años recientes.

Los dos grados de irrealidad

En toda película de parodia tenemos dos grados de irrealidad:

  • La trama propia de la película que parodia otra película. Esta puede ser más o menos realista.
  • Escenas brevísimas surrealistas derivadas de la trama principal, pero que no interfieren en la historia. Son gags descacharrantes que añaden comicidad a la comicidad.

El primer grado de irrealidad

El primer grado de irrealidad desarrolla dos tramas:

  • La historia de amor del piloto Striker (Robert Hays) y la azafata (Julie Hagerty).
  • La posibilidad de una catástrofe aérea.

En este primer grado de irrealidad la realidad manda. Los gags delirantes se amoldan a la estructura y desarrollo de la película.

La secuencia del inflado del piloto automático es un ejemplo perfecto del primer grado de irrealidad.

Hay que destacar dos aspectos: El inflado es una situación surrealista, pero que no interfiere en el desarrollo de la historia.

Importante: los personajes actúan con “lógica” dentro del absurdo. Lo importante en el primer grado es no cortar ni paralizar la historia.

Leslie Nielsen, el doctor, sorprende la maniobra y sale de la habitación, igual que hubiera hecho si el muñeco hubiera sido un hombre de carne y hueso.

El segundo grado de irrealidad

El segundo grado de irrealidad está conformado por historias independientes: gags que en muchos casos están compuestos por una escena brevísima o un plano. Lo importante es que se desarrollan al margen de la historia principal y no interfieren.

Momentos antes de sorprender a la azafata, Nielsen explora a una paciente en el pasillo del avión. Una exploración en la que no repara ningún pasajero… ¿Podría Nielsen explorar a la paciente tras los pilotos? No, porque sería un gag demasiado llamativo e interferiría con la trama como explica Zucker en las reglas de la comedia para escribir Aterriza…

Cuando los dos grados van de la mano

Robert Hays habla y habla a un hindú sobre su pasado amoroso con una azafata (Julie Hagerty). Hays no ve que el viajero, harto de escucharle, tiene en su poder lata de gasolina y una cerilla.

Segundos después, una azafata comunica a Hays que el piloto reclama su atención. Ella y Hays salen del plano.

El hindú apaga la cerilla, pero esta aún está caliente de manera que… cuando el hindú baja el brazo se prende fuego por accidente.

Esto es importante: el gag sucede cuando el protagonista sale del plano.

Si Hays estuviera en el plano tendría que reaccionar. Es más, el gag no funcionaría con el plano abierto: sólo enmarcando al hindúCon el plano abierto veríamos que el avión sufriría las consecuencias de la explosión. Los pasajeros y el personal de vuelo reaccionarían con el fuego.

El gag funciona porque nos saca por un momento de la línea dramática (los pilotos están indispuestos por una intoxicación alimentaria), pero no interfiere en ella. Es un peldaño o dos más de humor absurdo que añadir a la trama principal

Estos mecanismos del humor estaban meditados. Durante la redacción del guion David Zucker estableció 15 reglas de escritura que más tarde usaría en Top Secret y otros guiones.

Los dos grados de irrealidad es el éxito de series como Family Guy American Dad. Por un lado, tenemos las historias de los personajes y por otro lado varios gags independientes fuera del plano general o el pasado del personaje.

La comedia de parodia es más que una acumulación de chistes, es alquimia: mitad ciencia, mitad magia.

HAZME FELIZ, COMPARTE: