Portada » Todos los artículos de guion publicados » Reflexiones sobre la escritura » Breaking Bad: la salud de los personajes

Breaking Bad: la salud de los personajes

Una descripción básica de los personajes de Breaking Bad podría ser:

Los malos tienen buena salud; los buenos, impedimentos físicos y hándicaps. Y esto es un tanto novedoso. Por lo general, los villanos tienen enfermedades físicas o mentales. Con las enfermedades, los guionistas intentan humanizar al villano y que el público tenga cierta simpatía por él o comprende el porqué de sus actos.

En la fotografía promocional de la cuarta temporada de Breaking Bad, los malos están a la izquierda de Walter/Heisenberg y los buenos a la derecha. La disposición de los personajes nos ayuda a comprender que los malos tienen buena salud (¿Mala hierba nunca muere?), mientras que los buenos tienen problemas de salud o movilidad:

  • Hank está en silla de ruedas.
  • Walter Jr. necesita las muletas.
  • Marie pasa la mayor parte de la cuarta temporada en casa cuidando a Hank.
  • Skyler lleva a su bebé a todas partes. Un auténtico hándicap.
Breaking Bad: la salud de los personajes, La solución elegante

LA SALUD AYUDA AL MALO

Para estafar, intrigar, hacer negocios sucios, asesinar o ser cómplice de un delito hay que tener una buena salud o una «mala salud de hierro». Recordemos que Héctor Salamanca —el hombre del timbre— no puede ser todo lo malo que quiere porque está en silla de ruedas y no puede hablar para dar órdenes.

DE WALTER A HEISENBERG

Esta «teoría» sobre los malos con buena salud y los buenos con impedimentos parece cobrar fuerza en Walter White.

  • El personaje comienza siendo un pardillo que fabrica meta de manera casera (primera temporada) porque tiene cáncer y quiere dejar un dinero a su esposa e hijos. Pero abandona la actividad tras sobrevivir a distintos avatares.
  • Cuando el cáncer remite (temporada 2), Walter lo ve como una oportunidad de trabajar más tiempo, ganar más dinero fabricando meta.
Breaking Bad: la salud de los personajes, La solución elegante

Dicho de manera simple: en Breaking Bad, cuando la enfermedad remite, la maldad aumenta. Heisenberg engulle a Walter.

LA MAMÁ SKYLER

¿Y qué pasa con Skyler? ¿Se vuelve mala? No, de ninguna manera; no puede.

Skyler tiene un handicap para ser malvada: va con el bebé a todas partes. Su prioridad es el bebé. Si vas con un bebé a todas partes es mejor que no te metas en problemas. El bebé representa lo bueno que aún hay en Skyler.
Skyler ruega a Walter que se entregue a la policía. Él se niega. Ella se siente obligada a ayudar a su marido: lava dinero negro, usa procedimientos poco ortodoxos para ciertos negocios, pero no quiere dañar los inocentes de ninguna manera. Skyler no tiene ambiciones, actúa por supervivencia, de ahí que grite a Walter:

«Alguien tiene que proteger a esta familia, del hombre que quiere proteger a la familia».

Breaking Bad: la salud de los personajes, La solución elegante

EL GRANDULLÓN DE HANK

Durante dos temporadas Hank, el cuñado de Walter, es retratado como un imbécil que se ríe de los demás (en especial de Walter) y un broncas.

Hank se gana al espectador con su obsesión de atrapar Heisenberg, sus traumas, su honradez, su lealtad para con Walter y Skyler, y el amor a su sobrino. Que Gilligan lo condene a una silla de ruedas no es gratuito: es la antítesis de Walter/Heisenberg. En el caso de Hank, cuanto más dañado está, más sale a relucir su humanidad. Por otro lado, con la postración de Hank se ofrece una ventaja estratégica a Heisenberg.

Esta clasificación de buenos y malos, que parece sencilla, es una muestra de la brillantez de Breaking Bad.

HAZME FELIZ, COMPARTE: