Crear personajes sin objetivos es disparar a los manuales de guion. Pero hay protagonistas icónicos del cine sin metas. El por qué funcionan es el tema del artículo.

Personajes con deseos

Los protagonistas de El club de la lucha, La naranja mecánica, Eyes Wide Shut… ¿Qué metas tienen? ¿Qué misión deben cumplir en la historia?

  • Edward Norton tiene insomnio en el El club de la lucha, pero su objetivo en la historia no es curarse. De hecho, lo consigue pronto, tras ir a un grupo de apoyo de cáncer testicular. Hacerse adicto a los grupos de apoyo no es su objetivo. Y tampoco crear el Club de la lucha para autodestruirse.
  • Tom Cruise no tiene un meta en Eyes Wide Shut. Da tumbos. Comienza la noche visitando la casa de un paciente muerto. Huye del apetito sexual de la hija del difunto. Es golpeado por homófobos. Un amigo pianista le sugiere ir a una mansión donde hacen orgías…
  • Malcolm McDowell encadena escenas de violencia en La naranja mecánica. Golpea un mendigo, lucha contra una banda rival, roba un coche… Violencia que concluye con su detención. Después es sometido al programa de aberración a la violencia.
Edward Norton en Fight Club (1999)
EDWARD NORTON es un personaje sin objetivos en EL CLUB DE LA LUCHA

Norton siente hastío por la vida. Cruise se siente abrumado por la posibilidad de que su esposa pudiera serle infiel. McDowell emplea la violencia para desahogarse de la opresiva Inglaterra pre-thatcheriana.

Hastío. Dudas. Deseos… Estados de ánimo. No objetivos. Los deseos y las pasiones o la falta de ellas es lo que destaca de estos personajes. Los objetivos de Norton y Cruise serán ganarse la vida, pero estos no son los metas que persiguen en sus historias. El objetivo de McDowell es que pasen los días.

El deseo no es lo que el personaje necesita hacer en la historia

No conviene confundir un objetivo o meta con el deseo. Todos los personajes tienen deseos. Deseos de vivir o de morir. Oscuros o desinteresados o altruistas. Por supuesto, a veces coinciden el deseo (ser bailarina) y el objetivo (entrar en la escuela de danza).

En las películas de monstruos o catástrofes vemos claras las diferencias entre deseo y objetivo:

  • La adolescente X sueña con ser bailarina. Llegan extraterrestres… y acaba en la resistencia. Su objetivo es la supervivencia o acabar con los invasores si es la heroína.
  • El señor X desea pasar cada última tarde de su vida al sol en el porche… hasta que llega la guerra del Norte contra el Sur. Su objetivo es encontrar a su hija que está en una ciudad en medio de la batalla.
  • El cantante country Z sueña con grabar un disco, pero su novia es asesinada y él es acusado del crimen. La policía no le cree. Su objetivo es encontrar al criminal.

En las historias basadas en el viaje del héroe, el protagonista suele comenzar sin un objetivo. Hasta que las circunstancias le obligan a ser héroe.

Los conflictos no son el objetivo

Algunas teorías de guion señalan que si un personaje tiene un conflicto tiene como objetivo superarlo. Pensemos en Forrest Gump: el personaje tiene conflictos con la realidad y con las personas, pero no llegamos a entender qué objetivo principal tiene.

El deseo de Forrest es estar con Jenny, pero este no es el objetivo del personaje. Si estar con Jenny fuera un objetivo, él la buscaría como en las comedias o dramas románticos.

Forrest es un personaje pasivo respecto a Jenny. Él espera que ella vuelva a su vida. Una meta impulsa al personaje a actuar. Es la diferencia entre desear una casa ordenada y ordenarla porque viene la familia o una cita.

Protagonistas sin objetivos en mundos peculiares

Hay guiones que funcionan porque los protagonistas tienen objetivos: salvar al gato o al mundo o conseguir un amor.

Las historias de protagonistas sin metas deben encontrar el atractivo fuera de la simple acción. Tienen características comunes:

  • Los protagonistas viven ajenos a la realidad común:
    • Tienen una percepción de la realidad distorsionada: Forrest Gump.
    • Un mundo privado no convencional: Malcolm McDowell en La naranja mecánica.
    • Son visitantes o se han instalado en un mundo fantástico: Matt Damon en Una vida a lo grande.
    • Son cicerones del público en mundos reales, pero poco conocidos: Ray Liotta en Uno de los nuestros. Ray Liotta desea ser un gánster, pero no ha fijado un plan para ser el capo. No encuentra obstáculos para su deseo. La película trata sobre el día a día de la mafia en la que Liotta es un cicerone.
  • Son personajes fantásticos en mundos ordinariosEduardo Manostijeras. Tiene conflictos con la realidad, claro, pero ¿qué metas tiene?
  • Estructura episódica del guion. Hay secuencias de escenas que desarrollan pequeños relatos. Anécdotas. Números musicales. Esta estructura hace innecesario el objetivo.
Una vida a lo grande
MATT DAMON no tiene objetivos concretos en UNA VIDA A LO GRANDE, aunque le mueve el afán de ayudar a los demás

Nos fascinan o enamoran personajes como Alex de Large o Forrest Gump. Podríamos pasar horas con sus andanzas. Queremos saber más de ellos y sus mundos.

Sin embargo, poco interesa la vida corriente de Indiana Jones llena de clases y tutorías. De Indiana esperamos que coja el látigo y el sombrero y vaya a la aventura. Los personajes como Indiana se ajustan a la primera regla de Pixar: «Se admira más a un personaje por INTENTAR conseguir un objetivo que por conseguirlo».


¿No tienes claros a tus personajes? Esta ficha en Google Docs puede serte útil.

HAZME FELIZ, COMPARTE:

Ayuda a mantener el blog. ES FÁCIL. Compra alguno de mis libros o cualquier producto en Amazon a través de este enlace o de otros incluidos en el blog para que reciba una pequeña comisión.

Suscríbete al boletín

No recibirás basura. Solo enlaces sobre guion y temas afines. Compruébalo leyendo las entregas anteriores.

¡Suscripción recibida!

Por favor, revisa tu correo electrónico para confirmar la suscripción a tu boletín.