¿Bloqueo? ¡No! «Secretos» para tener ideas

¿Bloqueo creativo? ¡Olvídalo! Tener ideas no es complicado. Este artículo te da pistas y te ayuda a recordar que puedes conseguir en cualquier momento ideas sobre las que escribir.

Introducción

Todo el mundo tiene ideas para crear historias, aunque no las considere ficción ni esbozo de arte. El antónimo de CREATIVIDAD no existe

¿Bloqueo? ¡No!

Anécdotas que nunca ocurrieron, falsos recuerdos y rumores son otras formas de la imaginación. Estas formas incluyen:

  • Protagonistas.
  • Antagonistas.
  • Una cuestión que suscita interés (al menos, para quien narra).

Las anécdotas falsas y otras formas amigas nacen, en muchos casos, del momento y no tienen continuidad. Sus relatores no tienen más intención que mantener viva una conversación, parecer interesantes o manipular a los oyentes. (Claro que algunas de estas ideas pueden derivar en obras de ficción artísticas).

Luego están las ideas que son embriones de canciones, cuentos para niños, relatos para adultos, novelas, teatro, cine, series… Los artistas reconocen al instante a qué forma aspira una simple palabra o una imagen difusa que bombardea el cerebro. 

Si todo el mundo puede crear historias, las fuentes de la creatividad no son un misterio. Basta con tener vida. 

Pero la vida cansa. Cuando esto pasa, los cinco sentidos no captan el mundo para inspirar ideas. Y esto puede suceder cuando necesitamos presentar propuestas o estamos involucrados en un proyecto. En estos casos, el descanso funciona y también, algunas técnicas sencillas para generar ideas en cualquier momento y sin más instrumento que la cabeza. 

Toma una historia conocida y hazla propia

«Esa historia ya la han hecho» es una pobre excusa para matar una idea.

Estas son algunas de las 100 mejores películas del siglo XXI según 177 críticos de cine del mundo consultados por BBC (2016):  

Lost in Translation, Zodiac, Inside Llewyn Davis, Boyhood, No es país para viejos, El viaje de Chihiro, In the mood for love, Pozos de ambición… 

Las películas de arriba no parten de grandes ideas. (La lista BBC incluye películas con argumentos originales, pero en menor número). Por cada una de las películas mencionadas arriba nos vienen otras a la memoria.

¿Bloqueo? ¡No!

A modo de ejemplo, recordemos el argumento de El viaje de Chihiro: una niña de 10 años se pierde en el bosque y conoce animales, fantasmas y criaturas extrañas. Un argumento similar al de Alicia en el País de las Maravillas y El mago de Oz, entre otras historias.

La ilustración de Ángel Saquero muestra las coincidencias entre Chihiro y Alicia.

Así que si un argumento conocido te llama la atención no dudes en hacerlo tuyo. Reduce la historia al esqueleto y tómalo como punto de partida.

Aquí tienes un verdadero reto creativo.

Personajes ocultos o de reparto

Toma como protagonistas a personajes ausentes o al personaje incidental de otra película.

Por ejemplo: el soldado raso de un villano espacial. El tipo de la esquina que vende información a los polis. El repartidor de comida a domicilio. La joven que se gana unas perras haciendo las uñas. El casero huraño…

Al tomar como protagonistas a quiénes no son protagonistas, creas una nueva historia. Un ejemplo: Señales, escrita y dirigida por M. Night Shyamalan cuenta una invasión extraterrestre desde el punto de vista de una familia común.  

Responder a las preguntas e inquietudes de las personas

Las ideologías nos separan. Los sueños y las angustias nos unen.

Eugene Ionesco

Una fuente inagotable de ideas son las preguntas, las inquietudes y los deseos de la sociedad o de tu pequeña comunidad.

Responde a las cuestiones que «están en el aire» a través de la ficción. Pero cuidado: tampoco cuestiones muy pegadas al momento porque un guion o una novela puede llevar meses o incluso años ponerla en pie. No querrás que tu historia hable de cosas desfasadas.

Los sueños ajenos

Cuando tu trabajo es la escritura, muchos están dispuestos a hablarte de sí mismos. Esto es una oportunidad para preguntar a amigos y familiares por sus sueños. Basta que digas esto: «Escribo algo sobre los sueños. ¿Cuál es el último sueño que recuerdas?»

Notarás que muchos sueños coincidirán. Ahí tienes qué teme una sociedad. Es el inconsciente colectivo. Y un tema para una historia.

La película que querías ver

Los tráileres cada vez dejan menos a la imaginación y, sin embargo, pueden crear desazón.

¿Cuántas veces no sentiste que la propuesta era una estafa? ¿Cuántas veces no dijiste: «Esta no es la película que esperaba ver»?

Bien, escribe la película que deseaste ver.

Una película para…

Aspiramos a crear obras originales en las que poner nuestras tripas, nuestro corazón y nuestra alma. Por supuesto. Pero a veces, estamos perdidos y necesitamos una brújula.

Recuerda estas palabras de Billy Wilder: «Cuando tengo dudas me pregunto qué haría Lubitsch».

¿Bloqueo? ¡No!

Considera como punto de partida que tu historia será dirigida por un director o directora cuya obra admiras. Puede estar muerto o uno vivo en su mejor momento. (Te mueves en el reino de la imaginación).

Piensa que tu historia de un hombre que busca a su hija en una sórdida ciudad no sería la misma para Hitchcock que para Eastwood o Julie Delpy.

Sé literal

ABONO DE NIÑOS

… leo en un anuncio del acuario de Sevilla.

Imagino que los niños de la calle y los huérfanos que nadie adopta acaban triturados para abonar los parques y jardines públicos.

LITRETATURA

… Escribí por error en cierta ocasión. En lugar de aparcar la palabra, imagine una máquina que trituraba historias. Era la responsable de las historias inacabadas.

Considerar de manera literal lo que escuchamos y lo que leemos nos lleva al terreno del humor y por qué no, al terreno del terror.

Las cosas que quieres hacer

Piensa en las cosas que te gustaría hacer antes morir.

Algunas estarán a tu alcance a poco que te decidas. Otras las tendrás por imposibles porque las circunstancias no son propicias. Usa estas “imposibilidades” como fuentes para crear historias.

Un ejemplo: tu intención es aprender a tocar el saxofón, pero no encuentras tiempo y manera. Imagina que buscas a un profesor o profesora y conoces a un viejo músico negro que tocó con Charlie Parker en Paris en 1947.

Tus deseos oscuros

Convierte tus deseos oscuros en historias. Atrévete. Si temes preguntas, piensa esta respuesta: «El personaje es así, pero no tiene que ver conmigo».

EL VECINO RUIDOSO

El vecino pone la música tan alta que te resulta imposible ver tu serie favorita. ¿No has querido matarlo?

Imagina que en un arrebato matas al vecino… y cómo tratas de ocultar tu autoría en el asesinato. Cuántas mentiras encadenas. Y cómo la angustia te consume porque tú no eres un criminal despiadado.

UNA PEQUEÑA AVENTURA

Tienes pareja, pero quizá fantaseas con tener una aventura con la dependienta de la panadería o con un vecino con el que coincides en el ascensor.

Imagina diez, veinte, treinta formas de seducir a tu objeto del deseo y otros tantos finales cómicos o dramáticos.

DEJARLO TODO

A veces, quieres coger el coche y dejarlo todo atrás…

Imagina que lo haces: ¿A dónde irías? ¿Quién te ayudaría? ¿Cómo vivirían tu marcha quienes se quedan?

Abúrrete

Abúrrete tanto que tu mente no tenga nada mejor que hacer que contarte una historia.

Neil Gaiman How boredom can spark creativity – BBC Culture.

Las bodas y los entierros de personas que no conoces, las cenas de Navidad o esperar con la boca abierta a que te reparen una muela pueden provocar un aburrimiento atroz. En estos casos, no es rara la fuga de la mente al pasado o que comience a hilar nuevas ideas. Lo mismo ocurre cuando nos quedamos sin batería en el móvil y no tenemos otros medios de distracción al alcance. En situaciones así nos percatamos de que el aburrimiento es creativo.

Por supuesto que la imaginación se nutre de libros, películas, documentales, series, podcast, conversaciones… Pero la mente no descansa cuando solo estamos pendientes a «la vida en directo» en las redes sociales y cuando no a los medios de entretenimiento. El exceso de estímulos anula la creatividad.

¿Por qué no aburrirnos a propósito?

No tienes porqué buscar un horario para el aburrimiento. Haz tu vida, pero intenta no recurrir al móvil solo por aburrimiento. No te lo lleves al baño. Donde estés, mira a tu alrededor. No enciendas la tele solo porque necesitas un fondo sonoro. Cierra los ojos. Deja que el aburrimiento aparezca.

Imagina que naufragas y vas a parar a una isla desierta. ¿Qué harías? ¿Intentarías sobrevivir te obsesionaría en los estados que dejaste en las redes sociales, las fotografías que subiste a Instagram o cuántos mensajes de wasaps tienes sin responder?

No tengas en cuenta mis palabras: recuerda las palabras de Neil Gaiman. También que cuando la imaginación llama a la puerta no debes decirle que «no».

Ayuda a mantener el blog. ES FÁCIL. Compra alguno de mis libros o cualquier producto en Amazon a través de este enlace o de otros incluidos en el blog para que reciba una pequeña comisión.

Suscríbete al boletín

No recibirás basura. Solo enlaces sobre guion y temas afines. Compruébalo leyendo las entregas anteriores.