Consejos para aprender a escribir guiones

Si quieres aprender a escribir guiones, pero no puedes inscribirte en una escuela de cine o taller de guion, este artículo puede interesarte. Más tarde, si ingresas en una academia o escuela de guion (las hay que merecen la pena) avanzarás deprisa. O directamente saltar al mundo profesional como hice tras aprender por mi cuenta.

Afirmo que son técnicas probadas porque me llevaron a trabajar con 26 años en una telenovela diaria para ETB —sin ningún curriculum ni conocer a nadie— y años después, una película para televisión que consiguió dos premios y dos menciones: Violetas.

Puede que ahora te preguntes: ¿Qué estás haciendo? Actualmente me dedico al seguimiento y el análisis de guion escribir para las distintas revistas digitales de Brands and Roses, la redacción publicitaria, la escritura de manuales de guion y espero publicar pronto una novela.

Lo cierto es que nunca he dejado de escribir guiones originales, pero es difícil mover proyectos lejos de Madrid. No me quejo. Es la vida que he decidido tener para estar cerca de las personas que quiero.

Un poco de (mi) historia

De niño quise ser novelista. A los 13 años leí en un periódico que Steven Bochco era guionista y productor de Canción triste de Hill Street por entonces mi serie favorita. Descubrí la palabra guionista, cuál era su trabajo y decidí que sería ser guionista de series. Pero en la Sevilla de los 80 y los 90 no había escuelas de cine ni guion ni escritura ni facultad de Comunicación.

Solo encontré en librerías y bibliotecas de Sevilla estos libros poco o nada prácticos para mis propósitos:

  • Cómo dirigir cine, de Terence St. John Marner, enfocado en la dirección.
  • Cómo convertir un buen guion en un guion excelente, de Linda Seger. Magnífico, pero enfocado en la reescritura así que me sirvió de poco en su momento.
  • Cómo se escribe un guion, de Michel Chion cuyo título en español es engañoso: es un glosario extendido sobre cuestiones de guion.
  • El cine según Hitchcock, de Francois Truffaut, al que vuelvo de cuando en cuando, pero que apenas toca el guion.
  • Escribir para televisión, de Madeline DiMaggio, uno de los más completos libros sobre la escritura de series, paso a paso, con ejemplos comentados de guiones reales. No en vano, la autora trabajó como guionista en series como La isla de la fantasía, Starky y Hutch, Santa Bárbara, Hart y Hart… Por desgracia, el libro impreso en España en 1992 está actualmente descatalogado.
Cómo aprender a escribir guiones - Madeline DiMaggio

Los libros de Robert Mckee y Syd Field llegaron tarde a mi vida cuando ya estaba trabajando en una teleserie diaria (Señorío de Larrea, para ETB). Los leí con reparo.

En aquella serie debía escribir un capítulo cada semana en el PC de una vecina en Sevilla, grabarlo en un disquete y enviar el archivo de Word a Bilbao a través de un cibercafé.

Los libros venerados de guion nunca influyeron en mí. Solo la práctica propia y más tarde la necesidad de escribir sobre la marcha para la serie de ETB.

Lee manuales de guion con cuidado y pocos

Leer libros sobre guion ayuda, pero es bueno plantarse en algún momento. Hay personas que coleccionan decenas de manuales de guion, pero no dan el paso a la escritura. Esperan encontrar la piedra filosofal del guion y esto no existe. (No obstante, te invito a leer un pequeño manual de guion que escribí contra los manuales de guion que imponen fórmulas rígidas: Antilista de guion).

Para mí entonces, quizá fue una suerte no encontrar más libros sobre cine y guion. Así que solo me quedaba una cosa: escribir un guion.

Antes de leer Escribir para televisión, desconocía el formato de guion y escribía los guiones como obras de teatro. (Esto de entrada no es mala idea: es más cómodo. Solo deberías preocuparte por el formato cuando quieras enviar el guion. Plantéate escribir a mano los primeros borradores como hace Tarantino o incluso dictar los borradores).

Así que sabiendo que una página de guion equivalía a un minuto en la pantalla me propuse escribir guiones. Pero me sentía inseguro sobre cómo indicar ciertas acciones.

Y a falta de guiones publicados en papel o en Internet en aquellos días desarrollé técnicas que me ayudaron a escribir mejor y hoy me ayudan a comentar escenas de cine y series en el blog y en distintos medios escritos.

Cómo aprender a escribir guiones

Pensé, ¿por qué no replicar los diálogos y las acciones de series y películas?

Grabé en VHS el episodio de Expediente X The End (5×20) y lo transcribí con una máquina de escribir. El episodio dura 45 minutos. Mi intención era conseguir 45 páginas.

(Hoy, gracias a las plataformas digitales es mucho más fácil transcribir escenas. Para los diálogos puedes recurrir a webs con subtítulos).

Casualmente el episodio tiene escenas de grupo, persecuciones, disparos…

Transcribir escenas de guion

Primero transcribí los diálogos.

Más tarde la acción incluyendo los planos de objetos detallados y gestos de los personajes que la cámara remarcaba. Cada plano que consideraba fundamental lo indicaba en un párrafo aparte.

El pistolero 1 camina con sigilo hacia la puerta, arrastrando la espalda por la pared. Su boca delata el miedo. Se para a centímetros de la puerta. Echa un vistazo al interior de la cabaña. Cuando saca la cabeza siente alivio. Mira al frente.

En la nieve, huellas de botas ensangrentadas se pierden tras una colina.

Empeñado en no emplear más que una página por un minuto reescribí numerosos párrafos. Años después tuve la oportunidad de trabajar como guionista y descubrí que una página no tiene por qué representar un minuto en pantalla. A veces solo representa medio minuto o un minuto y medio, pero aprendí transcribiendo aquel guion.

Qué aprendí transcribiendo el guion

◾ El uso de un lenguaje económico en los bloques narrativos.

◾ A matar los verbos fáciles o comodines en los bloques de acción salvo que no haya otra opción: tener, ser, estar, encontrarse, haber, hacer y poner. Los verbos fáciles o comodines suelen alargar las frases y carecen de elegancia y precisión. Por supuesto que los personajes deben hablar mostrándose tal y como son.

❌Hay unos 15 o 20 agentes atentos a las palabras del agente Spender que está de pie junto a un monitor de televisión.
✔15 o 20 agentes toman notas. Spender está de pie junto a un monitor de televisión.

❌ Ella aparta la cortina y se pone a mirar por la ventana.
✔️ Ella descorre la cortina y mira afuera.

❌ Skinner está mirando las fotos.
✔️ Skinner mira las fotos.

◾ A escribir diálogos enfocados en la historia. En Expediente X rara vez hay diálogos ajenos a la trama. ¡Cuidado! Cada historia debe tener un diálogo apropiado al universo. No descartes conversaciones por banales que parezcan si funcionan en tu historia.

Cuando un personaje habla, otro debe replicar al momento a no ser que haya una causa para la demora o el silencio.

Más tarde solo transcribí escenas concretas de distintas películas para comprobar cómo enlazaban los diálogos de los personajes.

Poner en papel las estructuras de las películas

Con el VHS aprendí a estructurar los guiones. Así supe que Hannah y sus hermanas tenía un mecanismo de relevo:

  • La historia A concluye enlazando con la B.
  • La historia B concluye enlazando con la C.
  • La historia C concluye enlazando con la D.
  • Etc.

Por supuesto, los protagonistas de A y B aparecen en C de la misma manera que el protagonista de C aparece en A y B, pero son apariciones contadas. Cada mini historia tiene su protagonista.

Es una forma de estructurar perfecta cuando tienes muchos personajes y necesitas o quieres que conozcamos la evolución dramática de cada uno. (Puedes observar esta estructura en muchas producciones recientes de cine y en miniseries como It’s a sin).

También gracias al VHS descubrí que Indiana Jones en busca del arca perdida era una sucesión de 9 cuentos. Consideré como cuento cada escena de acción. De ahí saqué una conclusión que mantengo hoy en día: en lugar de estructurar los guiones en tres actos escribo pequeñas secuencias dramáticas o de acción: cada una cuenta un relato con un principio y un final que enlaza con la siguiente historia.

Por supuesto, no fueron las únicas películas y series cuya estructura descubrí y que me hizo leer con desconfianza venerados manuales de guion que más tarde leí.

Años más tarde llegaron decenas de manuales de guion, pero no los consulté. Esto ocurrió más o menos al poco de comenzar a trabajar en la telenovela de ETB. Mi método siguió siendo analizar escenas y estructuras de películas cuya estructura me parecía distinta o atractiva como Matrix, Fargo, Forrest Gump y otras. Lo hacía a mano al poco de verla para no olvidar como el ejemplo de abajo de Moulin Rouge (2001).

Aprender a escribir guiones. Notas sobre la estructura de Moulin Rouge (2001).

Propuestas finales

Aprender a escribir guiones por cuenta propia no es distinto a desmontar un aparato para saber cómo es. Hazlo: te ayudará a sacar tus propias conclusiones.

Si una escena te gusta: reescríbela y pregúntate cómo enlazan los diálogos.

Reescribe los diálogos que te hagan reír o te impresionen. Descubre por qué tienen gracia. Qué palabras remarcan la escena.

Si te maravilla la estructura de una historia desgránala en papel. Eso te ayudará a ver por ejemplo la simetría de argumento o cómo se manejan distintas épocas en una trama.

De esta manera estarás en camino de escribir guiones que merezcan la pena. Más tarde, si ingresas en una academia o escuela de guion (las hay que merecen la pena) avanzarás mucho más deprisa. O puedes intentar directamente el asalto al mundo profesional.

Artículos que pueden ayudarte

▪ Cómo escribir un guion paso a paso (con ejemplos)

▪ Trabajar sin agobios (o no tantos) en un guion

▪ El formato de guion: Plantillas de guion para Word y LibreOffice | Escribe guiones con Kit Scenarist

Tres propuestas para mejorar los diálogos

▪ Guía para escribir una biblia de serie de la idea al piloto (8 artículos)

▪ Cómo escribir una sinopsis y un tratamiento para tu trabajo y para vender

HAZME FELIZ, COMPARTE: